domingo, 21 de agosto de 2011

Mini relatos romanticos

Para poner en práctica mi creatividad decidí participar en el concurso literario “100 mini-relatos de amor y un deseo satisfecho”, propuesto por el grupo de Facebook COLECCIÓN LETRA eNe de la EDITORIAL ÉRIDE.

Yo me atreví a participar con tres minirelatos, de los cuales, uno de ellos resultó electo para participar en una antología que reunió a más de cien autoras y autores del género romántico escrito en español.

El ganador LA RESPUESTA, pueden encontrarlo en la antología ofrecida en la página de la Editorial. Aquí les presento los otros dos que no fueron tan afortunados, pero que igual recibieron muchos elogios de los lectores.



MIRADAS
Él se dirigió al sillón de tres puestos y apartó los cojines de una esquina ubicándolos a su lado en una divertida torre.
Esperaba ansioso, pero se distrajo al ver entrar a una asombrosa mujer.
Su larga cabellera negra, ojos caramelo y labios perfilados le erizaron la piel. Su cuerpo torneado de turgentes pechos y caderas tentadoras despertaron su instinto depredador. Sin pestañear se fijó hambriento en su presa.
La chica se dirigió hacia él, cautivándolo.
- Disculpe ¿puedo sentarme?
Sólo pudo asentir, mientras su mirada le robaba el corazón.
Miró a su lado encontrándose la infantil torre de cojines. Los apartó a la otra esquina inhabilitándola, obligándola a sentarse a su lado.
Que Dios se apiade de esa mujer por hacerlo reaccionar de esa manera. No permitirá que esa historia termine.

RECORDANDOTE
Sentada en el viejo sillón donde una y mil veces hicimos el amor, te recuerdo.

Siempre me sorprendías besando tiernamente mi cabeza cuando me encontraba concentrada en alguna labor. Luego tomabas juguetonamente mi cintura y me atraías a ti para que sintiera la intensidad de tu necesidad. Besando seductoramente mi cuello y susurrándome frases de amor al oído, iniciabas nuestros ardientes encuentros.

Ahora, dime ¿Cómo podré vivir sin ti?

Te fuiste para nunca más regresar, eso fue lo último que dijiste antes de cerrar bruscamente la puerta.

Mis ojos drenan angustiados millones de lágrimas, un profundo vacío me consume el alma.

De pronto, se abre la puerta y apareces con el rostro cargado de pena y determinación.

- ¿Qué haces aquí?

- Lo quieras o no, vine para seguir luchando por ti.



Gracias por leerme.

2 comentarios:

  1. me parece muy interesante su forma de escribir tiene intriga y pacion ... muy buenos relatos

    ResponderEliminar
  2. Excelentes relatos.. pequeños pero consisos :*

    ResponderEliminar