miércoles, 31 de agosto de 2011

Relato: Una estrategia inteligente


Respondiendo al ejercicio literario propuesto por Maga de Lioncourt “Comencemos una historia”, publicado en su Blog ESCRIBIENDO LA NOCHE. Dejé volar mi imaginación y realicé este relato haciendo referencia a una frase propuesta por ella:  

“El menudo conductor creó una cuenta de Twitter en el patio trasero para eludir a la policía”

Espero les guste.

Ildemar llegó con prisa a su casa en busca de su laptop, se quitó la camisa a medio camino y entró en su habitación.
-Que bueno que llegas temprano, tenemos que hablar.
Lanzó la camisa sucia sobre la pila de ropa acumulada en el sofá e ignoró a Lucia, su novia, que seguía empeñada en ser una manicurista profesional y vivía comprando frascos de pinturas para uñas, que clasificaba y etiquetaba quién sabe con qué finalidad.
-Ahora no, estoy ocupado.
-Nunca tienes tiempo para hablar, hay cosas que debes saber.
Lo único que ansiaba saber era el paradero de su portátil. Ildemar revolvió el desorden de libros, objetos y restos de comida que había sobre su escritorio, deseoso por encontrar con rapidez su computador y evitar el acoso de Lucía.
-Ildemar, tenemos varios acreedores amenazando con denunciarnos si no cancelamos nuestras deudas y yo estoy embarazada.
Por fin había logrado encontrar su laptop, pero esa última noticia lo impactó, giró el rostro enfadado hacia Lucia y la miró con el ceño fruncido por algunos segundos. Luego regresó su atención hacia el equipo, mientras lo sacaba de su atolladero.
-Estoy resolviendo todo.
Esas eran las únicas palabras que le podía dirigir a su novia para que lo dejara en paz, necesitaba toda la calma posible para continuar su trabajo.
Se encerró en el baño y se sentó sobre la tapa del inodoro para encender el portátil, y activar la conexión a internet.
Mientras esperaba que se cargara la página para revisar el correo electrónico, recibió una llamada en su teléfono móvil de un número desconocido.
-¿Quién?
-El menudo conductor creó una cuenta de Twitter en el patio trasero para eludir a la policía.
Ildemar palideció.
-¿Qué?
-Con inteligencia propagó la noticia y alarmó a toda la comunidad, en pocos minutos la policía rodeará la escuela para proteger a los niños. La vía hacia el banco quedará despejada. Voy camino a tu casa para recogerte.
Ese era el momento que había esperado. Apagó su laptop, puesto que ya no necesitaba revisar el correo, y entró en la habitación para dejar el equipo sobre el desorden de la mesa. Finalmente se acercó a su armario.
-¿No piensas decir nada?
Su novia seguía insistiendo en mantener una conversación con él, pero ahora menos que nunca podía atenderla.
-No se te vaya a ocurrir salir hoy, te quedas dentro de la casa.
-¿Por qué?
-Porque así lo ordeno y punto.
Sacó del ropero un uniforme que pertenecía a una empresa de transporte de valores y lo guardó en un bolso deportivo de lona verde. Se quitó del cuello la cadena de plata que llevaba puesta y utilizó la pequeña llave que colgaba como dige, junto a una placa de identificación, para abrir un pesado cajón de madera guardado en el fondo del armario, bajo un montón de viejos zapatos.
-Ildemar, si te niegas a hablar del asunto me iré a vivir a casa de mi madre. Ahora tengo que pensar en el niño y en sus necesidades.
Al abrir el cajón un amplio arsenal se presentó ante él, que Lucía no había podido reparar ya que estaba inmersa en la metódica organización de sus frascos de pintura. Con rapidez sacó su mejor arma y un chaleco antibalas para guardarlos en el bolso, cerrando con llave el cajón y ocultándolo de nuevo en el fondo del mueble.
-Te dije que me estoy haciendo cargo de todo.
Se colocó la primera camisa que encontró y tomó su mercancía, girándose hacia su novia, que de forma milagrosa había desviado su atención de sus frascos de pintura para dirigirle una mirada cargada de confusión.
-Te repito, no salgas hoy de aquí… te prometo que esta noche hablaremos.
Sin decir nada más, dejó a Lucia en la habitación y se marchó. Hoy daría el gran golpe, no podía fallar. Su vida, y ahora también la de su hijo, dependían de su éxito.

Gracias por leerme.

3 comentarios:

  1. Excelente relato, Jonaira!!

    Lograste un muy buen resultado a partir de una frase que da que pensar ;-)
    El 11 comparto el enlace en mi blog, para que los demás participantes pasen a leerte.
    Gracias por sumarte!! Y mi mail es vivodeficciones@gmail.com :-)

    Besos!

    ResponderEliminar
  2. Gracias Maga me alegra que te guste, esa frase me dio mucho que pensar pero después de tantas vueltas lo logré...

    Nos seguiremos leyendo.

    ResponderEliminar