lunes, 5 de septiembre de 2011

Clásicos del Romance Histórico: Serie Los de Burgh, de Deborah Simmons


—Aquí. Venga y mire su árbol de navidad—dijo ella—. ¿Qué le parece?
Campion dio un paso adelante con movimientos fluidos, fundiendo su alta figura con las sombras, logrando que Joy se atragantara. Mientras él estudiaba su creación, ella se acercó lentamente. Cuando él volteó su cabeza para encontrarla a su lado, carraspeó, quedando con la mirada fija sobre ella con una intensidad que le dio esperanzas.
—Precioso —contestó él.
—¿Usted cree? —preguntó Joy, acelerando su respiración ante su cercanía. Aun en la incandescencia oscura de las velas restantes, ella pudo ver sus hombros anchos y la forma elegante con la que se mantenía. Ansiando extender su mano para tocarlo. —Entonces tenemos que hacer uso de él —murmuró ella. Captando una ola de poder correr a través de sus venas que nunca había sentido, identificándose con el papel de seductora, algo que le agradó mucho.
Campion levantó sus cejas dudando de forma cortés. Demasiado cortés.
—Un beso —exigió Joy, haciendo brillar la sorpresa en los ojos de él.
—Por supuesto —dijo Campion, y para desazón de Joy, no poseía ni una pizca de excitación ante la perspectiva. Con suma dignidad, el conde inclinó su cabeza para rozar su mejilla, pero aquello no era lo que Joy deseaba. Florecida en su nuevo papel, y en el último momento, ella ladeo su rostro uniendo sus labios a los de él.

Este es un extracto del relato romántico / histórico “Una invitada inesperada” de la autora estadounidense Deborah Simmon, que forma parte de la Antología Brides of Christmas que publicó Harlequin en 1999 y está incluido dentro de la serie Los de Burgh (Libro 4to).

Los de Burgh son una familia que vive en la Inglaterra Medieval de 1270, compuesta por un honorable y distinguido Conde que posee siete hijos, todos apuestos y aguerridos hombres capaces de enfrentar los peligros más mortales sin temerle a nada. Únicamente a la esclavitud del matrimonio, como ellos mismos lo describen.

La serie, que hasta ahora posee siete libros, reseña las aventuras y peripecias que cada miembro de la familia ha tenido que enfrentar para encontrar el amor y defenderlo de malvadas circunstancias que pretenden arrancárselo de las manos, hasta asegurarlo en el santo matrimonio.

Al principio yo estaba reacia al romance histórico y debo confesar que esta serie es una de las razones que logró hacerme caer en las garras del amor de época. Los de Burgh son hermosas historias que combinan la aventura, el suspenso y el amor en un ambiente medieval.

Esta historia en especial (“Una invitada inesperada”), me encantó. Habla del padre, el conde Fawke Campion, un hombre solo, de más de cincuenta años, entristecido por tener que pasar su primera Navidad sin sus hijos, ya que todos están lejos y no pueden ir a acompañarlo a las fiestas. Recibe en su castillo a un grupo de visitantes que escapan de una recia tormenta de nieve, el mal clima los obliga a quedarse por algunos días al resguardo del amable conde, situación que le permite a la protagonista, que forma parte del grupo y resulta ser una joven viuda con un gran problema sobre sus hombros, a intentar experimentar una relación puramente sexual con su anfitrión, por la gran atracción que siente frente al majestuoso conde.

Joy, la protagonista, no cree en el amor por diversas situaciones que ha tenido que enfrentar y él se resiste a dejarse llevar por ella para que no piensen que se está aprovechando de su juventud y su precaria situación. Pero algunos acontecimientos despiertan en ellos el amor, sentimiento que deben defender del asedio de sus complejos y miedos, así como de diversos peligros para poder dejarlo florecer.

Es muy tierna y atrapante, la autora supo desarrollar la trama mostrarnos las tontas excusas que muchas veces solemos utilizar para alejarnos de la felicidad.

Gracias por leerme...



No hay comentarios:

Publicar un comentario