miércoles, 2 de mayo de 2012

Una técnica de escritura utilizada por J.R. Tolkien

Estuve leyendo el libro EL MUNDO DE LOS ANILLOS (Guía no autorizada al mundo de J.R. Tolkien) escrito por IAIN LOWSON, KEITH MARSHALL Y DANIEL O’BRIEN y he quedado bastante emocionada con la información que encontré. 

Es un libro corto, que habla más de las películas inspiradas en las obras de TOLKIEN que de los libros. Sin embargo, el apartado sobre la faceta literaria de este excelente autor está muy completa. Ellos comentan sobre una técnica narrativa utilizada por TOLKIEN, tanto en la trilogía de EL SEÑOR DE LOS ANILLOS como en SILMARILLION (libros que fueron escritos antes de EL SEÑOR DE LOS ANILLOS y que dio soporte a esa historia, pero fueron publicados años después), que describen como una especie de retrospectiva que realiza el autor a leyendas y mitologías propias.

Si aún no lo saben TOLKIEN no solo escribió los libros, él creó la mitología que los envuelve, la Tierra Media donde se desarrolla y hasta el lenguaje que se utiliza. En su biografía se aprecia que eso se debió gracias a la formación que obtuvo desde su infancia. El hombre fue un amante de los idiomas, estudiaba con gran interés el latín, francés, la lengua inglesa antigua, el nórdico, galés, entre otros, pero no solo sus sonidos y escritura, se ocupaba en entender su historia y la manera en que fueron desarrollados. Y para adentrarse más en ellos, leía mucha mitología escrita en esos dialectos. Desde muy temprana edad formaba idiomas y alfabetos propios, y se interesaba en toda clase de mitología y leyendas que existían. 

Todo ello lo llevó a crear su propio mundo. Los autores aseguran que a pesar de que la Tierra Media es un lugar imaginario, tiene muchas similitudes con nuestro propio mundo. Posee ecos de otras mitologías, referencias bíblicas y expresiones de temas universales. Eso ayudó a que el lector se adentrara en un mundo fantástico pero familiar, que persigue reglas ya conocidas. 

Una de esas referencias es cuando en SILMARILLION nos habla de que los Elfos, a pesar de ser inmortales, perdieron el paraíso, mostrando algunas condiciones humanas de los personajes (muy parecido a lo ocurrido con Adán y Eva en la Biblia). La tragedia y separación de seres amados también es un punto de referencia. En EL SEÑOR DE LOS ANILLOS encontramos la historia de Arwen y Aragorn, ella es Elfa y él humano, para estar juntos ella debe volverse mortal y él recuperar los tronos de Arnor y Gondor, estas son algunas resonancias del género de amor trágico que solemos ver en obras de literatura universal, aunque con un final positivo, porque a pesar de parecer imposible terminan superándose las adversidades. 

Y un ejemplo final es el tema de la Inundación. Tanto en la Biblia, como en la cultura de Grecia, la India y Egipto existe éste elemento: una inundación enviada por intervención divina debido a la maldad de la humanidad, y de la que algunos pocos elegidos se podrán salvar para repoblar el planeta. En SILMARILLION se narra cómo los antepasados de Aragorn y Boromir fueron corrompidos al volverse egoístas y arrogantes, Ilúvatar los castigó por atreverse a entrar en las Tierras Inmortales destruyendo su hogar Numenor, permitiendo que sobrevivieran solo nueve embarcaciones en la inundación que se desató. En EL SEÑOR DE LOS ANILLOS también encontramos inundaciones que acaban con mundos de maldad, esfumándolos por completo.

Por estas y otras referencias es que los autores aseguran que TOLKIEN utilizó esta técnica narrativa con intensión de hacer a sus villanos más creíbles, ya que no odian por el simple odio, sino con intensión de retratar el mal como una corrupción del bien que posee antecedentes en la historia, siendo una fuerza que puede destruir y arruinar afectando a cualquiera. También coloca a los héroes en situaciones de constante presión, no son buenos extremadamente buenos, son héroes que fallan, que tienen debilidades y pueden caer en tentaciones a pesar de ser de otra especie. En resumidas los hace humanos. Como el caso de Frodo, cuya historia se resume en una batalla personal contra la tentación del poder del anillo. Las batallas épicas que se desarrollan no servirían de nada si Frodo no hubiera logrado cumplir su misión. Esto le da a la obra una consistencia menos abstracta: la victoria no la logra la fuerza de un ejército, sino el poder de la humildad de un Hobbi. La humildad vence al mal. 




J.R. TOLKIEN, gracias a esas obras, se convirtió en uno de los autores (por no decir el autor) de mayor fama a nivel mundial. En sus obras encontraremos mundo llenos de maravillas, con un gran sentido del bien, heroísmo y valor, así como excesiva maldad, traición y cobardía. Un mundo diseñado con cientos de por qué y para qué, con una gran profundidad de detalles y antecedentes mitológicos e históricos que han enganchado a millones de lectores. 

Siempre es interesante saber cómo lo hizo, o al menos pretender acercarnos un poco a la clave de su éxito. Sea como sea, lo mejor es aprender de los mejores y TOLKIEN sin duda, es uno de los mejores.

 Gracias por leerme.

8 comentarios:

  1. ¡Hola! Buen artículo...Yo ya había leído algo parecido...Es que tengo un amigo refanático de la mitología. Y sé que muchos de los personajes de Tolkien tienen esa característica...De hecho, eso es una de las cosas que en lo personal, yo más admiro de él ^^

    ResponderEliminar
  2. Que buena entrada, un autor con mucho ingenio e inteligencia!!
    Gracias por compartir!!

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Tolkien era un grande, una persona con gran talento e inteligencia.
    Lo amo, amo su obra, y me ha encantado tu artículo, Jonaira!
    Gracias por compartirlo :-)

    Besos!!

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola, Jonaira! Estoy encantada de leer tu blog. El artículo sobre la técnica narrativa de J.R. Tolkien me ha parecido muy interesante. Como amante de sus libros, me ha parecido una muy buena información, que por otro lado desconocía.

    Un saludo,
    Esther :)

    ResponderEliminar
  5. Muy buena nota JJ! Muy interesante! Saludos :)

    ResponderEliminar
  6. Hola Jonaira, como super- mega- admiradora de Tolkien, no sabes cuánto he disfrutado tu artículo. Siempre he admirado la figura del maestro, pero más aún cuando lei en su biografía que su tutor ( quedó huérfano siendo niño), tenía ascendencia española, de Cádiz en concreto, y que sentía una gran atracción por el idioma español.
    De hecho, la fonética de las lenguas que creó, aunque basadas en el islandés, son idénticas al español.
    Me ha encantado leerte, te sigo!
    Hannon le, mellon!

    ResponderEliminar