lunes, 5 de enero de 2015

Reseña: LEON TOLSTOI - ANA KARENINA (Narrativa)

Título: ANA KARENINA
Autor: LEON TOLSTOI
Año de publicación: 1877

Sinopsis:


En esta obra extraordinaria se narra el mortal romance entre la bella y rica Ana Karenina y el conde Alexei Wronsky. Ana, aunque esposa y madre, se dirige a un tempestuoso amorío en el buen mozo Wronsky, estremeciendo a la sociedad rusa y dejando su familia atrás.

El progreso de su amorío contrasta con el romance y el matrimonio de dos de sus amigos, Levin y Kitty, quienes no parecen buenos pretendientes al principio, pero después ella encuentra inmesurada felicidad y desenfreno conforme la trama se va desenvolviendo.

Aunque la novela de Ana Karenina no es una autobiografía, refleja los ideales de Tolstoi y su deseo de impartir estas ideas a otros. Muchas veces Tolstoi se identifica con el carácter de Levin y las experiencias de este último, quien trasformado por el amor de Kitty, son un claro ejemplo ético moral hacia los lectores de la novela.


*****
A finales del año pasado leí esta maravillosa novela. Al principio me costó mucho asimilarla, lo confieso, no lograba congeniar con los protagonistas (y en realidad no lo hice, al menos con Ana), además, el argumento es bastante complejo.

Aunque la novela me resultó pesada al inicio, cuando logré enamorarme de un personaje me fue más sencillo. A quien adoré fue a Levin, el héroe de la historia (palabras del propio autor). 


Tolstoi es un genio. Según su biografía procedía de una antigua familia noble rusa, estudió Derecho y Lenguas Orientales pero no lo culminó, se embarcó en varios viajes con su hermano Nikolái, teniente de artillería en la  Guerra de Crimea, y con el tiempo formó parte de esa brigada. A causa de su reumatismo debió recibir baños termales, en una de esas fuentes y por aburrimiento comenzó a escribir. Después de años de servicio se reintegra a la frívola vida de San Petersburgo, de la que describe:


"He adquirido la convicción de que casi todos eran hombres inmorales, malvados, sin carácter, muy inferiores al tipo de personas que yo había conocido en mi vida de bohemia militar. Y estaban felices y contentos, tal y como puede estarlo la gente cuya conciencia no los acusa de nada"

Fue en ese “regreso” que escribió ANA KARENINA, así que no es de extrañar que la novela tuviera una fuerte inclinación por criticar la sociedad en la que vivía.

La historia contiene una amplia variedad de personajes, cada uno protagoniza una trama diferente, que por supuesto, están entrelazadas entre sí y afectan de alguna manera las líneas principales. Las dos tramas que conforman el argumento son la de Ana Karenina, una mujer atrapada en las convenciones sociales de su época, y la del terrateniente filósofo Levin, que intenta mejorar las vidas de sus siervos (en investigaciones posteriores descubro que esa parte es un poco autobiográfica, Levin tiene mucho del propio Tolstoi).

Lo que más me sorprendió, además del excelente manejo de tantos personajes y tramas, fue la capacidad narrativa del autor para hablar de diversos aspectos de la vida. Trabajó a la perfección temas políticos, tanto nacionales (de la Rusia de 1870) como internacionales, y con la misma facilidad habló de economía, ciencia, educación, religión, filosofía, medicina, arte, agricultura, comercio, asuntos militares, caballos, relación de hijos y padres, oficios del hogar, matrimonio y adolescencia, entre otros.

El hombre parecía conocer al detalle todo lo que ocurría al alrededor de sus personajes. Se adentraba de manera magistral en la psique de cada uno, describiendo la angustia, el dolor, el miedo, la pena, la vergüenza, la rabia, el orgullo, la vanidad, el deseo, la alegría, la satisfacción y el amor que sentían en sus determinadas existencias. Ya comprendo porque califican la novela como una “obra de arte” y cumbre del realismo. Allí se puede conocer a una sociedad en todos sus aspectos, tanto de la vida diaria como profesional, la forma de pensar y actuar, con sus valores y antivalores.

ANA KARENINA muestra a la perfección la vida de un país en un tiempo determinado (Rusia 1870), visto desde todas sus vertientes, pero afincándose más en la crítica al estilo de vida hipócrita y falso que no solo se manejaba en las altas esferas sociales, sino también en las inferiores. El autor, a través de su personaje Levin, refleja esa búsqueda propia de la felicidad espiritual que tanto anhelaba. El personaje, después de haber emprendido infinidad de empresas, de haber experimentado el matrimonio, el amor y la paternidad, e incluso de divagar por la ciencia, la filosofía y la política, no logró su fin último que era alcanzar la paz interior hasta que llegó a Dios. Al entrar en contacto espiritual con sus semejantes encontró la felicidad, siendo esa la meta final de la novela.

En esta historia Tolstoi mostró las dos caras de una misma moneda: un final que no alcanza esa meta final (en el caso de la Karenina, que terminó superada por sus dificultades), y un final exitoso, en el caso de Levin.

En lo personal, la lectura me fue difícil por la gran variedad de temas y la complejidad de muchos, que en ocasiones me hicieron sentir un poco saturada, pero al final logré asimilar la enorme cantidad de información que el autor aportó para comprender su fin último.

En resumidas, ANA KARENINA es una historia que vale la pena conocer y con la que se aprende muchísimo.

Gracias por leerme. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada