miércoles, 13 de abril de 2016

¿Cómo se hacen exitosos los escritores? El estilo de escritura de: Florencia Bonelli




Florencia Bonelli nació el 5 de mayo de 1971 en la ciudad de Córdoba, Argentina. Estudió Ciencias Económicas y se recibió de contadora pública, profesión que abandonó por la escritura.

Su padre fue quien la impulsó en la lectura, de niña le solía regalar Las Fábulas de Esopo, la colección Robín Hood, la biblioteca Billiken. Después, un tío continuó la evangelización y le llenó la adolescencia de best sellers de Sidney Sheldon.

SUS INICIOS:

Estando en una situación amorosa con quien luego fuera su marido, y dentro de la biblioteca de los que luego fueron sus suegros,  encontró el libro que la llevó a sentir un amor profundo por la novela romántica. Se trataba de El árabe (The Sheik), de Edith Hull.



“Apenas lo vi intuí que ahí había romance. Lo llevé y no pude parar. En la oficina, lo ponía abajo del escritorio para poder leerlo. Era una obsesión”.


Cierto día de 1997, al regresar de un largo día de trabajo y después de preparar la cena para su esposo y comer con él, se sentó frente a una computadora prestada y tipeó: "Cuando Antonina subió al barco no sabía que estaba embarazada".

“A deshoras, sin más formación que la que pueden dar miles de novelas rosas, empieza a enhebrar los besos, las miradas y las intrigas de su primera novela”, cuentan en un reportaje hecho en el Diario La Nación.

Florencia escribe cada mañana después de desayunar, utilizando fotos sacadas de revistas o libros para idealizar a sus personajes. Le gusta escuchar música clásica para inspirarse y trabaja hasta que el hambre se lo impide. Después de satisfacer a su estómago, se distrae ordenando un poco la casa o saliendo a realizar alguna compra, hasta que se siente relajada para continuar la faena, que culmina a la hora de preparar la cena para su marido.

Mientras escribe procura no leer novelas de amor que la absorban. Eso le quitaría interés por su propia novela.

Al culminar su primera historia y comenzando a escribir una segunda, deja su trabajo y se pone en la tarea de buscar editorial. Un año después de esa gran proeza, en 1999, sale a la luz Bodas de Odio (Vergara), una historia de pasión e intrigas que se desarrolla durante el gobierno dictatorial de Juan Manuel de Rosas en Argentina (la segunda novela escrita). La primera logra publicarla en 2006 bajo el título: Lo que dicen tus ojos (Santillana), después de que su gran éxito Indias Blancas (Plaza & James, 2005) la catapultara a la fama.



“Un día, después de leer un libro que me impactó profundamente, comencé a imaginarme escenas y lo comenté con mi esposo. Él me dijo: ¿Y por qué no las escribís? Y así fue cómo comencé. Por supuesto, no dejé de trabajar como contadora inmediatamente, pero un año más tarde, había terminado de escribir Lo que dicen tus ojos y renunciaba a mi trabajo”.
Entrevista a Libros de Romántica


SUS CÓDIGOS DE ESCRITURA:

1) Final feliz: “característica y cualidad que no se constituye como un flagrante spoiler, sino más bien como un contrato de lectura. Lo ha dicho la mismísima autora en varias oportunidades y sin muchas vueltas. Cuando alguien compra sus libros, sabe que nadie derramará lágrimas hacia el cierre, salvo que sean de felicidad”, dicen en un reportaje realizado en el Diario La Voz

2) Escalada romántica y erótica: “Nada de besos paquetones ni bailecitos con coreografía ni cortinas que se cierran dejando al lector afuera de la alcoba. Bonelli nunca escatimó vocabulario (ni poses) en la descripción de las artes amatorias que se practican en sus novelas. Si bien siempre se componen en relaciones con vínculos afectivos probados y aprobados, la carga de sensualidad es una constante y una promesa. Amor, sexo y felicidad asegurados, debería decir siempre la contratapa”.



Sobre el amor: “Es uno de los misterios más grandes. Algo que no se puede definir, simplemente se siente. Lo único que sé es que hace esta vida digna de ser vivida. Y que el ser humano viene a este mundo a amar. Pero primero a ser amado, porque uno tiene que aprender a amar. El amor se aprende y después se da”.
Entrevista para el Blog de Lujo


CAMBIOS EN SU ESCRITURA:

Al publicar Jasy (Suma), en el 2012, primer libro de la trilogía El Perdón, los lectores pudieran pensar que la autora modificó su estilo de escritura. Al ser una serie, el final feliz es demorado y la escalada emocional es más lenta, ya que los personajes protagónicos son niños.


La historia de Jasy: “se remonta a 1736. En esa época la expectativa de vida no era mucha, pero esta vez el argumento encuentra a los héroes muy jóvenes (ella, un bebé recién nacido, y él, un pequeño de 5 años) que permanecen en la niñez durante la mayoría del relato. Aún críos, Aitor, un mestizo bravo y valiente que lleva sobre sus hombros la maldición del lobisón, y Emanuela, una niña blanca que desconoce sus orígenes, ya se profesan el mismo amor posesivo que enardeció a Matilde y a Eliah en Caballo de Fuego o a Roger y Melody en El cuarto arcano. Pero sin saltos temporales que los catapulten al futuro y a la edad adulta, es bastante obvio admitir que la historia de amor reviste tintes adolescentes y, salvo por un par de escenas, se vuelve apta para todo público”, publica el Diario La Voz.

En esa historia, Florencia se dedica a presentar un retrato minucioso de la época, con ayuda de varios personajes secundarios, y no a abordar una íntegra historia de amor. Además, en ella se vale más de la técnica del cliffhangers, tendencia editorial propia de los thrillers.

A pesar de esos cambios, la novela fue muy bien recibida por sus lectores.

Florencia Bonelli, es una autora que se desarrolló dentro de la novela romántica pero que no se amilana en aventurarse a experimentar en otros géneros. Si quieren saber más de ella, no dejen de seguir su web http://www.florenciabonelli.com.ar/

Gracias por leerme. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario