Cómo crear a un villano o antagonista memorable

 
No importa que tan débil es el héroe, sino que tan fuerte es el villano.
(Anónimo)
 

Es más fácil escribir una novela con un protagonista adorable que con un villano memorable. ¿Qué hubiera sido de la literatura sin Sauron, Voldemor, Hannibal Lecter, el Conde Drácula, Annie Wilkies, Heathcliff o Maléfica? Sin ellos, las novelas que los incluían jamás hubieran sido tan épicas. En ocasiones es más conocido el villano que el héroe, ya que ellos terminan acaparando todo el protagonismo, por eso, no deberías descuidar a este personaje.
 

Según la enciclopedia digital es.wikipedia.org un villano “es una persona malvada. Son personajes de ficción que ejercen la maldad deliberadamente y se enfrentan al héroe”. Es un recurso argumental de fuerza en una historia. Sin malvado no hay conflicto y sin conflicto la trama puede ser débil. Sin ellos, ¿quién se interpondrá entre el personaje y su meta? ¿Quién alterará el ritmo normal de vida de nuestros protagonistas?

Hay que considerar que un villano no siempre tiene que ser un personaje corpóreo, puede ser una situación, una forma de pensar, sentir o actuar. No obstante, a la hora de darle personalidad a un villano de carne y hueso, ¿en qué nos podemos basar?

Hace poco, la compañía de entretenimiento Disney lanzó al cine una película con una versión diferente de la Bella Durmiente, narrándonos la historia desde la perspectiva de Maléfica, la bruja más malvada de los cuentos de hadas. Nos mostraron una parte de la historia del personaje que no conocíamos, la traición y el abuso del que fue víctima, la forma en que fue doblegada su personalidad dulce hasta transformarlo en un ser oscuro y vengativo.

Eso nos enseñó algo muy importante: a todo personaje, incluso al villano o antagónico, hay que conocerlo muy bien para lograr escribir una novela realmente conmovedora.

¿Recuerdan a Annie Wilkes, la villana de la novela Misery, escrita por Stephen King?

Según su biografía, publicada en el portal BIOGRAFÍA DE ASESINOS:

Annie es una mujer corpulenta, fuerte, alta, brutal y muy peligrosa. Sufre psicosis y trastorno de personalidad. Tiene claras tendencias suicidas, ya que en numerosas veces se provoca autolesiones, dadas las persistentes y continuadas depresiones que sufre. Es una gran lectora de libros y en especial le gustan mucho las novelas de "Misery", escritas por su gran ídolo Paul Sheldon. Sin embargo y dada su extraña personalidad, no sabe diferenciar la ficción de la novela de la realidad y traspasa todo lo que lee a su vida diaria. Sufre de manía persecutoria, hasta tal punto que le entran ataques brutales de agresividad contra cualquier persona que le lleve la contraria.

Antes de escribir la novela, Stephen King diseñó a su personaje dotándolo de una enorme complejidad, pero todo ello basándose en su perfil psicológico. Eso lo ayudó a escribir una novela creíble, con un villano lleno de fortaleza que hizo más valeroso al protagonista. 

Crear a un villano o antagonista memorable requiere del mismo esfuerzo que crear a un héroe magistral. Debemos conocerlo a fondo, darle motivos y acciones según su perfil psicológico.

En la web encontrarás muchas páginas que ofrecen análisis psicológicos de personajes de novelas y películas que pueden ayudarte a establecer el de tu villano. Solo debes definir los aspectos básicos y luego profundizar en ellos, para así determinar su comportamiento. Recuerda, mientras más real sea el personaje, con mayor facilidad lograrás que empatice con el lector.

Espero te haya gustado la información, pero cuéntame, ¿cuál es tu villano literario favorito?


Recuerda visitar mi TIENDA EN AMAZON para conocer las novelas que he escrito.


3 comentarios:

  1. Una pregunta, ¿podría ser el villano la propia sociedad en la que se mueve el héroe? Y si es así, ¿cómo debería desarrollarlo para que no sonase muy típico?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, gracias por el comentario.

      En mi opinión, cuando es la sociedad la causante de algún malestar en una persona, se puede evidenciar en la forma de pensar y/o sentir del héroe. En esta ocasión el héroe deberá luchar contra algún pensamiento, sentimiento o actuación, etc., que vaya en contra de lo que él considera correcto o lo que en realidad en correcto.

      Por ejemplo, un grupo de persona que apoye una ideología que atente contra la humanidad de otro grupo de personas. O los habitantes de un poblado que no actuan para defender una injusticia, ya sea contra otra persona, animal o naturaleza. Aquí el héroe tendría que trabajar por hacer cambiar la forma de pensar y actuar de un colectivo.

      En la novela corta que escribí "Mi dulce vendaval de la sabana", el protagonista se estaba dejando motivar por sus penas y dolores y por las erroneas costumbres de que las personas de 50 años ya no tienen nada por qué luchar, sólo esperar la muerte. Él tuvo que vencer sus propias debilidades y complejos, y luchar internamente contra una sociedad que lo aprisionaba sin dejarse influenciar por esos prototipos acartonados, hasta poder lograr el triunfo de seguir viviendo a pesar de los años acumulados.

      Todo depende del enfoque que le des. Espero te haya servido mi opinión. Gracias una vez más por leerme.

      Eliminar