miércoles, 25 de febrero de 2015

¿Qué es el estilo y cómo se cultiva?


Según el escritor Fabio Morabito: “Escritor es aquel que se enfrenta como nadie al fracaso de escribir y hace de ese fracaso, por decirlo así, su misión, mientras los demás, sencillamente, redactan”.

El buen escritor vive dominado por una “sed de perfección”, se esfuerza por buscar las palabras exactas que definan una idea, que la expresen con claridad y por qué no, con originalidad. Piensa y piensa sobre la hoja de papel, o en el ordenador, hasta hallar las frases que para él son “perfectas”, aquellas que con facilidad dibujan en la mente del lector lo que se proyecta en su propia cabeza.

Pero, ¿de dónde saca el escritor esas frases y palabras? De su propia experiencia. Un escritor que no lee, que no investiga, no posee un amplio bagaje lingüístico, su prosa estaría limitada a lo que conoce.

Friedrich Nietzsche fue uno de los grandes filósofos del siglo XIX, un hombre capaz de plasmar sus ideas en papel utilizando un especial estilo literario. Juan Jacinto Muñoz Rengel en un artículo para Letralia lo define de esta manera: “Al contrario de lo que ocurre con los estilos de filósofos como Aristóteles, Kant o Hegel, que son plenamente ensayísticos, fríos, calculados, el de Nietzsche es abierto, imaginativo y retórico, utiliza la metáfora con un elevado alcance poético y no duda incluso en incluir personajes de ficción para la exposición de sus tesis”. Nietzsche hacía lo mismo que otros grandes autores y filósofos de su época, con la diferencia de que él lo expresaba de un modo distinto, que consideraba más fácil y didáctico para el lector, o tal vez, para su propia comprensión.

En el blog Letras Perdidas hallé los DIEZ MANDAMIENTOS PARA ESCRIBIR CON ESTILO, de Friedrich Nietzsche, y entre ellos el que más llamó mi atención fue el tercero: “Antes de tomar la pluma, hay que saber exactamente cómo se expresaría de viva voz lo que se tiene que decir. Escribir debe ser sólo una imitación”.



Para expresar a viva voz lo que se tiene que decir antes de escribirlo, con un cuidado especial para que cada palabra sea entendida y asimilada por los lectores, se requiere de una buena formación del escritor, que este posea un buen bagaje lingüístico. Aunque sin embargo, hay que aclarar que no existe el estilo perfecto. Así como a cada quien nos gusta un tipo diferente de música, habrán lectores que amen a un estilo de escritura por encima del otro. Lo importante aquí es que el autor se sienta a gusto con lo que escribe, y cómo lo escribe, que sus lectores perciban sus ideas de la manera en que él desea expresarlas.

El estilo es la forma de expresión personal de cada autor, no se copia, ya que es imposible pensar de la misma manera que otro. La obra se llena de ese estilo, por él vive y trasciende. Para cultivar el estilo, lo mejor es cultivar la lectura. No separar una de otra.

Culmino con una anécdota ideada por Fabio Morabito en su artículo EL JUSTIFICANTE PERFECTO:

“Podemos imaginar a alguien que, soga en mano, a punto de colgarse de una viga del techo, se dispone a redactar unas líneas de despedida, toma un lápiz y escribe la consabida frase de que no se culpe a nadie de su muerte. Hasta ahí va bien la cosa, pero decide añadir unas líneas para pedir disculpas a sus seres queridos y, como es un escritor, deja de redactar y se pone a escribir. Dos horas después lo encontramos sentado a la mesa, la soga olvidada sobre una silla, tachando adjetivos y corrigiendo una y otra vez la misma frase para dar con el tono justo. Cuando termina está agotado, tiene hambre y lo que menos desea es suicidarse. El estilo le ha salvado la vida, pero quizá fue por el estilo que quiso acabar con ella; tal vez uno de los resortes de su gesto fue la convicción de ser un escritor fallido y tal vez lo sea, como lo son todos aquellos que pretenden escribir el justificante perfecto, que son los únicos que vale la pena leer. Escriben para justificar que escriben, la pluma en una mano y una soga en la otra”.


Gracias por leerme.


2 comentarios:

  1. Gracias por la info
    Tomo notas
    Besos guapura
    <3

    ResponderEliminar
  2. Me gustó mucho la entrada =) Gracias por compartirla. Y el comentario final sobre el suicidio y la corrección del estilo me agradó muchísimo como fue descrito.

    ResponderEliminar