miércoles, 2 de diciembre de 2015

Cómo dividir tu novela romántica en capítulos


Ya debes tener claro porque es necesario contar con una estructura básica de tu novela romántica antes decomenzar a escribir, además, te he presentado un modelo sencillo para que diseñes la estructura de tu historia, ahora solo tienes que sentarte a comenzar a escribir tu novela, aunque, a diferencia del cuento, esta posee una organización particular.

¿Cómo está distribuida? La forma más habitual es PRÓLOGO, CAPÍTULOS y EPÍLOGO.

Los PRÓLOGOS sirven para presentar un “abrebocas” al inicio de la historia, un hecho anterior al conflicto (o posterior) que nos ayudará a entender lo que encontraremos más adelante, o a crear curiosidad.

Los CAPÍTULOS muestran los avances de la trama. La cantidad de capítulos que deba tener una obra dependen de las necesidades de la misma, es decir, del disparador, primer revés, segundo revés y clímax que le hayamos atribuido.

Finalmente el EPÍLOGO, al igual que el prólogo, es un espacio que se sale de la línea temporal de la novela y cierra la historia. Pueden ser hechos ocurridos años después, para que el lector tenga una visión de lo que están viviendo los personajes al superar todas las adversidades.


El prólogo y el epílogo son elementos OPTATIVOS, algunas novelas románticas lo utilizan, sobre todo el epílogo, para mostrar qué será de los personajes después de haber alcanzado su final feliz. Los capítulos, sin embargo, sin INDISPENSABLES, por eso, profundizaremos más en ellos.

La mayoría de las novelas románticas oscilan entre 80 mil a 100 mil palabras (que representa aproximadamente de 250 a 350 páginas). Es recomendable que cada capítulo que escribas ronde entre las 5 y 20 páginas como máximo. ¿Por qué es necesario considerar la cantidad? Los capítulos cortos generan en el lector una sensación de rapidez. Si están bien estructurados la lectura puede ser intensa, manteniéndolo enganchado. En cambio, cuando son muy extensos, la mente del lector puede cansarse, lo que lo obligaría a dejar de leer para darse un respiro. Algo que puede ser contraproducente. A menos, que el contenido sea bastante interesante.

Si en cambio hacemos capítulos disparejos (unos muy cortos y otros muy largos), el lector se sentirá confuso, y no le seguirá el ritmo a la historia. Por eso es importante mantener una consistencia. Aunque claro, no con rigurosidad. Si decides escribir capítulos cortos, procura que se mantengan entre las 5-10 páginas. En caso contrario que sean entre 10-20.

La novela romántica se vale de capítulos bien definidos, que enlacen las escenas necesarias que determinen cada parte de su arco dramático: disparador, primer revés, segundo revés, clímax. Para darte un ejemplo claro de ello, volvamos a analizar la estructura de la primera novela de la serie Crepúsculo, escrita por Stephanie Meyer, y que ya analizamos en el post anterior. (Utilizo esta historia por ser archiconocida y fácil de comprender, pero ten cuidado, el artículo posee spoilers).


DISPARADOR: En el caso de Crepúsculo, ya dije que el disparador se encuentra al inicio de la novela y es cuando Bella se muda al poblado de Forks, cerca de Canadá, con su padre. No ocupa un capítulo entero, sino algunos párrafos.

PRIMER REVÉS: Aquí Bella conoce a Edward y queda fascinada por él. A pesar del rechazo del hombre, ella intenta acercarse y conocerlo, pero lo que logra es generar situaciones llenas de tensión que le demuestran que existe algo diferente y peligroso. (Duración 9 capítulos)

Capítulo 1_Primer encuentro (se conocen)
Capítulo 2_Libro abierto (ella presenta su rutina, su día a día, sin saber que él está al acecho, vigilándola, para conocerla. Eso además sirve para que el lector la conozca a ella)
Capítulo 3_El prodigio (Bella comienza a captar cosas “extrañas” en Edward)
Capítulo 4_Las invitaciones (surgen situaciones que los empujan a encontrarse)
Capítulo 5_Grupo sanguíneo (comienza a mostrarse el peligro)
Capítulo 6_Cuentos de miedo (Bella conoce leyendas locales sobre vampiros y no puede evitar compararlas con él)
Capítulo 7_Pesadilla (Bella sueña con Edward, pero lo ve como un demonio sangriento)
Capítulo 8_Port Ángeles (ocurren hechos que muestran aún más las diferencias de él)
Capítulo 9_Teoría (Bella analiza todo lo ocurrido y comienza a percibir la verdad)

Como vez, cada capítulo contiene las escenas que la autora consideró necesarias para que se produjera la situación del primer revés: que Bella y Edward se encuentren y ella descubra que él es un vampiro. En este caso cada capítulo representa un paso a seguir, como si fueran los escalones de una escalera que poco a poco nos llevan a la meta.


Los capítulos no son más que la forma en que se enlazan los hechos, y cada uno de ellos es agregado no para generar una situación particular de tensión, sino para hacer que la tensión del “primer revés” cumpla su cometido. ¿Recuerdas que en el post pasado te señalé que el PRIMER REVÉS es igual a MISTERIO? Pues, en él tienes que desarrollar la duda que aclararás en la historia, qué es lo que debe superar el personaje, qué tendrá que desvelar, cuál es su fin.

Con cada paso Bella fue conociendo a Edward, sus costumbres diferentes a la de los humanos y sus reacciones peligrosas, pero también, la parte tierna y atractiva de él. Además, allí pudimos conocer un poco de Bella, de su padre, de Forks, del instituto, de los nuevos amigos, de los indios que en las próximas entregas de la saga ayudarán a crear conflictos y de la familia de Edward. A cada uno lo conocimos gracias a un “suceso” en especial, no fue simple narración, sino que cada situación surgida creaba las condiciones para que cada elemento se presentara. Más adelante, tanto en esa novela como en el resto de la saga, cada uno de esos elementos será base para desarrollar la trama.

SEGUNDO REVÉS: Bella se da cuenta de que Edward es un vampiro, se lo hace saber y él decide incluirla en su vida, evaluando las posibilidades de estar a su lado sin lastimarla. (Duración 8 capítulos)


Capítulo 10_Interrogatorios (ella lo aborda)
Capítulo 11_Complicaciones (surgen más inconvenientes aumentando el peligro)
Capítulo 12_Juegos malabares (él trata de alejarse, pero ella no se lo permite)
Capítulo 13_Confesiones (se conocen más el uno al otro)
Capítulo 14_Mente versus cuerpo (el amor comienza a tomar partido)
Capítulo 15_Los Cullen (ella comparte con la familia de él)
Capítulo 16_Carlisle (Bella conoce la historia del padre de Edward, uno de los vampiros más antiguos. Eso la ayuda a comprender un poco la historia de esos seres y la forma en que están organizados en el mundo)
Capítulo 17_El partido (ella comparte con la familia de él, aparecen nuevos vampiros)

Al igual que en el caso anterior, la autora diseñó cada capítulo como si fuera un escalón a seguir. Cada uno tiene un significado y una importancia dentro de la trama. Incluso el 16 llamado “Carlisle”, que, aunque contuvo poca acción, explicó muchas cosas sobre los vampiros que sirvieron para que el lector conociera los hechos que se avecinaban: la llegada de vampiros mucho más peligrosos que ellos. Incluso, es base para entender los hechos que ocurrirán en otras entregas de la saga: lucha contra otras especies de vampiros, existencia de los hombres lobo, casta de vampiros “policías”, comportamiento de vampiros iniciados, etc.


Fíjate que cada parte termina con una interrogante, un suceso que cambia por completo la visión de la historia. PRIMER REVÉS: Bella descubre que Edward es un vampiro; SEGUNDO REVÉS: llegan los vampiros malos. La tensión va en aumento, porque los hechos te van llevando a vivir situaciones riesgosas.

Hasta aquí dejo el análisis, espero hayas captado el punto que quise explicarte. Como vez, esta forma de clasificar los capítulos es una manera sencilla que te ayudará con el desarrollo de tu novela romántica. Si tú deseas que dos personajes se conozcan y luego se enamoren, debe ocurrir algo en medio para que ese hecho se dé. Los capítulos sirven para eso, para distribuir de manera ordenada, esas situaciones.

¿Qué te ha parecido el material?

Suerte con tus proyectos y gracias por leerme. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada