Seda. Novela romántica histórica | RETOS DE LECTURA 2020



Tropecé con SEDA, del autor italiano Alessandro Baricco, por accidente. Buscaba referencias románticas para incluir en la novela juvenil que actualmente escribo y busqué en la web “mejores novelas románticas”. Por supuesto, en la mayoría de las páginas aparecían Jane Austen, Diana Gabaldón, Nicholas Spark, Paullina Simons, Lisa Kleypas y otro montón de autores que son muy renombrados (y otros muchos que no escriben romántica), pero quería algo poco conocido, así que revisé varias entradas hasta que en una vi la mención a SEDA, novela de la que hablaban maravillas.

No había escuchado nada de ese autor, mucho menos de la obra. Decían que en realidad era un relato, aunque el autor no lo considera como tal sino como una “historia de amor”. La calificaron como una “joya de la literatura romántica” por la trama dramática, misteriosa y tierna que encerraba. Con semejante descripción no pude ignorarla.

¡Quedé impactada!

Es una novela histórica, ambientada a finales del siglo XIX, en escenarios de Francia y Japón. A mí parecer, no se trata de una historia de amor, como todos dicen, sino de dos. La principal es la narrada en toda la novela y está centrada en el protagonista Hervé Joncour, a quien las circunstancias lo ocupan como comerciante de gusanos de seda, obligándolo a viajar a países exóticos como Siria y Egipto para comprar su mercancía y venderla a los hilanderos de la villa francesa donde reside con su esposa Helena.

Por temas de enfermedades en las cosechas de Europa y parte de Asia, que ocasionan pérdidas en la producción, termina viajando a la desconocida isla de Japón para conseguir su producto, que para esa época dejaba de ser una isla cerrada a los extranjeros a abrirse a nuevas culturas, aunque presentando cientos de conflictos internos por esa causa. En esos viajes Hervé conoce a una mujer joven occidental, esposa del japonés que le vende los gusanos, quien es una especie de gran señor en la villa donde vive. Esta dama no entiende otro idioma que el japonés y Hervé no lo habla, sin embargo, eso no fue impedimento para que se tejiera una historia romántica entre ellos y a la vez misteriosa y peligrosa por ser un amor prohibido.

Hervé, a pesar de enamorarse de esta mujer, siempre regresaba a Francia para vender los gusanos haciéndose rico y convivir con su esposa Helena, a quien también aseguraba amar. Pero repetía el mismo viaje varias veces, no solo por su negocio, sino para encontrarse con la dama, hasta que se desata una guerra interna en Japón y eso le imposibilita seguir viajando. No obstante, él se arriesga y se aventura en una peligrosa excursión porque no puede dejar de ver a aquella joven a la que no le permiten amar.

Tenía emociones encontradas con esta novela, primero por la rabia de la traición, no las soporto, y segundo por la misteriosa historia japonesa que me tenía atrapada. Necesitaba saber en qué iba a terminar todo eso, porque olía a peligro. Y no me equivoqué.

El final es inesperado, pero es allí donde conocemos la segunda historia de amor, de la que no les hablaré para no hacer spoiler. Solo puedo asegurarles que me fascinó e hizo justicia, aunque me dejó el corazón hecho polvo.

Fue estremecedora, aún no puedo dejar de pensar en ella. Mientras leía sentía que el autor dejaba de explicar cosas, pero eso fue lo que más me atrajo. Él no se molestó en aclararnos todo, dejó espacio para la imaginación y la reflexión, permitiendo que el lector trazara su propia conclusión y la enlazara con el resultado final que él mostró. En mi opinión, eso fue magistral.

Aunque SEDA no comencé a leerla pensando en cumplir con algún reto lector, terminó formando parte de la última lectura propuesta del #MFRomantico que pedía un libro histórico y como tercera lectura del #ReadingChallenge de febrero.




Yo, Simón, Homo Sapiens. Novela juvenil | RETOS DE LECTURA 2020



Con YO, SIMÓN, HOMO SAPIENS de Becky Albertalli, volví a sumergirme en la literatura juvenil, pero esta vez, con personajes LGBT de protagonistas, motivada además por el #RetoLaAvenida #LaAvenidaLee.

La comencé con muchas expectativas sin poder aún superar el sopor que me dejó ELEANOR Y PARK y confiando en las cientos de buenas reseñas que había en la web. Pero debo confesar que al principio me costó, porque, aunque tiene un disparador interesante, el inicio de la novela es lento.

La trama está centrada en Simón, un chico gay que aún no ha salido del armario, quien ve un anuncio en una red social de un joven de su escuela que se confiesa gay, pero bajo un seudónimo. Él decide contactarlo por correo electrónico también usando seudónimo. Ambos aprovechan el anonimato para desahogarse y terminan haciendo una bonita amistad. Sin embargo, uno de sus compañeros descubre sus mensajes al dejar abierto, por error, su correo en un computador de uso público, descubriendo que es gay. Así que lo chantajea con revelar su secreto a toda la escuela sino lo ayuda a conquistar a su mejor amiga.

Simón se preocupa porque aún no se siente preparado para “mostrarse” tal cuál es al mundo, además, le duele tener que obligar a su amiga a salir con un sujeto chantajista solo para salvarse. Así que, para que podamos entender por qué siente tanto miedo nos presentan información de él, de su familia, de sus amigos y allegados, y sobre todo, de su relación con esa amiga a la que él quiere mucho y no desea lastimar.

Por todo esto es que la primera parte es introductoria, luego el chantajista comienza a presionar al tiempo que Simón va enamorándose de su amigo virtual. Ese amor termina convirtiéndose en otra preocupación más, pues, al salir a relucir su secreto podría exponerlo a él también.

A partir de allí es que empieza la trama intensa, donde encontrarán mucho drama, amistad, amor familiar, superación y mucha aceptación. No presenta de manera cruda el tema de la homofobia, que en otros libros es más brutal, este se centra más en la amistad y en la aceptación personal.

Me gustó mucho y lo disfruté mientras lo leía, aunque sentí que le faltó jugar aún más con las emociones del lector. Sin embargo, es una historia muy recomendable, que también tiene película en Netflix.

Con esta lectura cumplo además con el reto de Goodreads #ReadingChallenge, siendo la segunda novela leída en el mes.




Eleanor y Park. Novela juvenil | RETOS DE LECTURA 2020



Leo poca novela juvenil, porque lo mío siempre ha sido la romántica adulta, pero he decidido este año romper con mi zona de confort y adentrarme en otros géneros, ya que las veces en que lo hecho me he llevado unas muy agradables sorpresas.

Me animé con ELEANOR Y PARK, una novela juvenil de Rainbow Rowell. Llegué a ella gracias a una investigación propia de libros del género y me incliné por ella por su portada y las buenas opiniones de quienes ya la habían leído. Aseguraban que era una obra muy emotiva que exploraba a fondo los conflictos y las luchas de los jóvenes, enmarcado en una bonita historia de amor y amistad.

A decir verdad, la novela me enganchó desde el minuto uno. Primero porque rompe todo tipo de estereotipos desde la primera página y te hace estallar las emociones en cada capítulo, con una trama interesante y adictiva.

Eleanor es una adolescente gorda y algo masculina, con una trágica historia personal que la ha hecho súper sensible pero también, muy fuerte. Park es simplemente un chico normal. No es popular ni impopular, ni atractivo ni feo, es solo Park, un joven de rasgos coreanos y amigo de los populares aunque sin querer protagonizar para no ser centro de atención, que evita a los impopulares para que no lo hagan impopular a él, pero con Eleanor no puede evitarlo. Ella es rara y por alguna extraña razón hace que él actúe de manera extraña cuando está a su lado.

Hay mucha belleza en la novela, mucha amistad, aceptación, tolerancia y un amor que no nace de buenas a primeras, sino que se va trazando con calma página a página. Habla de violencia familiar, de acoso sexual, de las desigualdades y los miedos en la adolescencia, y de aprender a aceptarse y aceptar a otros.

Es muy emotiva, no imaginan lo que me hizo llorar, su argumento atrapa de principio a fin y al final te deja con ganas de más, porque así es la vida. No hay final, todo continúa.

La recomiendo totalmente si te gustan las novelas de jóvenes cargadas de enseñanzas y de amor hacia una mismo. Es preciosa, me arrancó risas y lágrimas.

Esta fue mi primera novela del mes de febrero y con ella pude cumplir con el #RetoLectorDeStefaniaGil que pedía leer una novela romántica, fue además la lectura de la primera semana del #MFRomantico propuesta por @leyendoromance que pedía una novela juvenil y con el #ReadingChallenge del mes.

Una joya de la literatura recomendable para todas las edades.