viernes, 2 de septiembre de 2011

Cómo la lectura enriquece a la escritura



La lectura es indispensable, sobre todo ahora que el mundo necesita ser entendido a profundidad. Ella enriquece, proporciona placer y estimula la imaginación y la creatividad, dos elementos importantes para el desarrollo intelectual del ser humano y de la sociedad.

Pero debido a la crisis global que nos dificulta adquirir todos los títulos que nos interesan y/o por la falta de tiempo que día a día pareciera reducirse más, se hace casi imposible mantener el hábito de la lectura.

Al perder nosotros el amor por los libros, las nuevas generaciones crecen sin interesarse en experimentar el placer y la importancia de la lectura, lográndose una sociedad más débil que cada vez nos sorprende por su falta de comprensión, respeto y afecto hacia las cosas.

Una propuesta sería establecernos un plan de lectura, tomando en cuenta los meses que quedan del año. Elegir las obras a leer, o incluso releer (una o dos mensual), del género de su preferencia, que nos ayude a enriquecer nuestra imaginación, mente, vocabulario y conciencia. Y que esas lecturas vengan acompañadas de algunos intentos por escribir que nos permitan agilizar nuestra creatividad e ingenio.

Si eres escritor, deberías ocuparte de que esa lectura te beneficie de alguna manera. Que no solo sea una lectura para disfrutar, sino también, para fortalecer tu escritura. Diferencia sus puntos fuertes y débiles. Analiza aspectos como la trama, el argumento, los personajes, el uso del lenguaje, etc.

Para realizar una lectura crítica debes considerar:

1) El punto de vista narrativo. La forma en que el autor muestra la información, cómo la describe, con qué perspectiva narra la historia. ¿Qué voz y tiempo utiliza?

2) El escenario (tiempo y espacio). La forma en que el autor lo presenta, si incluye detalles históricos o anecdóticos en él, o utiliza elementos psicológicos para su descripción (¿afecta a los personajes?). Más información en este ENLACE.

3) Los personajes. Su número, características, personalidades, etc. La forma en que el autor describe sus caracteres, si es a través de acciones o narraciones. Cómo es su comportamiento según el perfil que le adjudica, su forma de expresarse, su historia, etc. Más información en este ENLACE.

4) Estructura. El tema y los sub-temas (si existen). Cuál es el conflicto del protagonista, cómo está presentado en la obra. ¿Es muy obvio, o difícil de apreciar? De qué manera están enlazados los subtemas con el principal y cómo se afectan unos a otros. Cómo el autor maneja la intriga durante la trama. ¿Se mantiene la tensión en toda la obra? Cómo están enlazadas las escenas.

5) El lenguaje y estilo. Qué tan rico es su vocabulario, ¿es entendible? ¿Las frases creadas producen algún efecto en ti? Puedes hacer un listado de nuevas palabras aprendidas con su significado, o de las frases que más te afectaron durante la lectura (no para copiarlas, sino para analizarlas). Determina cómo manipula el autor el lenguaje para presentar los hechos y a los personajes.

6) El tono y el ritmo. Cómo maneja el tono y el ritmo a medida que narra. En qué puntos es más alto y en cuáles baja la intensidad. Más información en este ENLACE.

Todas estas apreciaciones debes anotarlas en una libreta de apuntes que luego puedas consultar. Lo aprendido durante la lectura no solo te servirá para conocer mejor al autor, su estilo de escritura y su manera de llegar a los lectores, sino que te podrá servir de base para tus futuros proyectos.

Recuerda, de los grandes hay que copiar su grandeza, no sus argumentos, y la mejor manera de aprender de ellos es a través de la lectura.

Un escritor nunca debe dejar de leer. Esa es su mayor herramienta de trabajo. Establecer un plan de lectura es la mejor manera para asegura el constante entrenamiento, asegurándose de que esa lectura enriquezca.

¿Qué opinas? ¿Eres de los que piensa que la lectura es la principal arma del escritor?

Gracias por leerme.

1 comentario: